Tarima estándar para montacargas

Las tarimas se emplean ante todo como soportes, como superficies de transporte o como estructuras para almacenar cargas. El material que se utiliza con mayor frecuencia es la madera y pueden conseguirse tarimas en muchas variedades diferentes de maderas duras y blandas.

El tipo de madera dependerá de la capacidad y de las necesidades de carga, de la durabilidad y del ambiente de manejo y almacenamiento.

En general las tarimas de madera blanda son más ligeras y adecuadas como tarimas de embarque, en tanto que las tarimas de madera dura son más fuertes, tienen una vida más larga y son menos susceptibles al desgaste y a roturas ocasionadas por movimientos dentro de la bodega.

Siempre que sea posible deben identificarse maderas nativas de la localidad, con el fin de minimizar los costos.

Estiba de madera

Estiba de madera estándar.

Propiedades de resistencia de las maderas comerciales empleadas para tarimas

Grupo 1: Maderas que casi no se agrietan al clavarlas, moderada retención de clavos y resistencia a los golpes, ligera, fácil de trabajar, mantienen bien su forma y son fáciles de secar:

Imagen Estiba grupo1

Grupo 2:

Imagen Estiba grupo2

Grupo 3: Tienden más a agrietarse cuando se les clava, buena retención de clavos y resistencia a los golpes, resistentes como vigas:

Imagen Estiba grupo3

Grupo 4: Especies de maderas duras más pesadas, máxima retención de clavos y resistencia como vigas, máxima capacidad para resistir golpes, máxima tendencia a agrietarse con los clavos, difícil de secar:

Imagen Estiba grupo4

Mantenimiento y reparación:

Para realizar esto de manera efectiva, debe marcar la fecha de compra en la tarima y las tarimas más viejas deben inspeccionarse periódicamente para detectar su desgaste.

Los lineamientos para las operaciones de reparación: 

  • Nunca repare una tarima por segunda vez.
  • Nunca repare más de tres tablas de la plataforma. Si el reemplazo promedio es mayor de 1 ½ tablas por tarima, la reparación no es económica.
  • La productividad debe promediar 100 tarimas reparadas por trabajador en un turno de 8 horas, para aquellos que están en la línea de reparación, excluyendo al personal de apoyo y supervisión.
  • El costo de reparación no debe exceder la mitad del precio de una tarima similar nueva.
Artículos relacionados:

Revisión practica de manejo de montacargas

Practicas para operadores de montacargas

Capacitación para operadores de montacargas

Categories: , ,

No hay commentarios aún.

DEJA UN COMENTARIO

Vaciar campos